Monday, June 26, 2006

corazones helados

Dicen que el invierno en gringolandia es cruito!. ah!. debe ser... Pero el invierno que yo vi ese si que no se abriga ni con las chaquetitas mas pulentas extraidas de la tienda mas pirula en santiago city.
Resulta que andabamos con la chascona dando vueltas pa salvar la noche. El invierno estaba en pleno y bien nos venia unos sorbitos del pisqueli que andabamos traendo en la bolsita amiga, que ha guardado hasta contrabando de la blanca en dias que una tubo que apretar los dientes y burrear a los cuicos conchas´hesumare, en fin. Los sorbos eran cada vez mas largos, y ya ni eso quitaba el frio. La chascona, andaba dura, y los ojos le brillaban, y a veces se le ponian opacos, pero igual vivita.
Unos gramitos de raspao e muralla, abrigaba sus manos chuñentas y la mataban de a poco, ella a la bolsita y la bolsita a ella. Yo le hice una manda a San roque que no le iba a hacel mas hasta que a mi mama le dieran hora en el hospital pa operase de la cuchara, y parece que voy pa largo.
El pisco se habia acabao, y la chascona habia aspirado, y fumado su existencia hasta quedar botá. Yo la acomode en una esquina pa que descansara, el frio era pa cagarse pará. Atreverse a dejar a la Chascona en la puerta de algun toples es casi un via crusis, si po, esque la chascona se acuerda del Mario, ese gueon que la cago con una bailarina, too porque la chascona es picá al raspao y al copete. La chascona llora cuando se acuerda de esa guea, y quen no po?, pero lo que la chascona no cacha es que la puerta de los toples proletas son las unicas gueas que estan seguras hoy en dia po, ahi no falta la puta o el maricon piadoso que copera con un taxi, o con su caldito, caliente, o cualquer accion de caridá.
En esa estabamos cuando se acerca un maraco con una mocosita no ma po, no tendria mas de catorce años la caura chica, y se la trabaja ahi mismo, en la puerta del local, y bueno, en las noches cosmopolita se ve cualquer guea, po, pero lo que nos paralizo el corazon a mi y a la chascona fueron cinco o seis conchahesumare que se vajaron de un auto julero, cinco o seis gueones grandes, vestidos de milicos al peo, con la cabeza de pico, y armaos con palos. Se bajaron rapidito, y corrieron donde la niña se encontraba lanceando clientes y le dieron salsa de patás, la remataron con sus palos, cinco o mas gueones grandes corpulentos como perros comiendo del cordero, desgarrandolo. la putita debe haber muerto con las dos primeras patás de los gigantes, pero el corazon del pecho de la chascona y el mio, se congelo en la noche cahuinera, cuando los malditos desalmaron el cuerpo de la pelusa. Despues de unos minutos de terror, el ozico por fin se me abrio y grite con el estomago, con las tripas, con el utero, un grito que desperto a los perros del trance, para dejar en primera escena a un pequeño bulto de ropas, de pelo, de sangre, me toque el pecho, la chascona hizo lo mismo, ella para persinarse, yo para buscar mi quisca. Los perros habian desaparecido, en el invernal callejon de la metropolitana Santiago de Chile.

Monday, January 09, 2006

El sexo devil,... kual devil?

El Magila me dijo que les kontara de mi regla, dicho y echo!

Despues del año nueo, nos juimos los cauros de la poblacion, la toma, y el basural pal centro mierda, a traajal. a zakal los reztos que le kean a los curaos. En estos dias, uno zarva kon chaketa, y zapatos no mah po, y pa reducir cuesta, polke las viejas pitucas que compran la guea, estan siempre sin plata, en estas fechas, viejas maracas, igual uno tiene que tirarlo a kualkel precio po.
En esa jorna eztaamoz, kuando de un derrepente siento un juerte dolol de guata, chuuucha, yo me conozco po, y aprete el culo. mierda, los dientes, las piernas, y las manos, ....la regla, la maldita regla, se disponia a venir, justo adelantá. konmigo estaban el gualeta, el pelao, y el lliro, y el hermanito lamparita, toos, sociates, pero toos rre contra ignorantes en la guea de la regla po. Mientras me corria, la regla, entre a una farmacia, los cauros me siguieron de pura inercia po lokon, yo iba a tirarme unas aspirinas, o cualkel guea, pal dolol po loko, le pedi a la gueona con care vaca, que atendia detra del mostraol, una guea pa la guata, y toallas, pal culo, me puso la merca enfrente y sali sopla, el gualeta atino a seguime, el lliro y el pelao, tan agueonaos, se quearon sin cachar una, el helmano lamparita, se queo conlozico habierto sin atinar na po.
mientras corria, la regla lo hacia por su parte komo rio loko!, paramo en una esquina amiga, me pongo las toallas en la raja, y veo la media caga en los pantalones, chucha komo andaa tan vola, no me di ni cuenta po, zike tue ke poneme los pantalones del guale, arremangao, y parecia rapero pobre po lokon, el gualeta que siempre anda preparao, pal acamuflaje, se queo con otro.
Mientras el guale se keaba haciendo la estatua, yo me jui a traajal sola a los viejos que andan buscando cauros chikos, sake poko ahi sipo, polke kon el dolor de ezparda, ovarioz, y el dolol de caeza po, y uno ze incha y metale peoh, y no kualkel peo po loko, tienen su olor ezpecial po loko, zi la guea no eh al lote. Pareciera que a una se le agrandan los intentinoh, con kaka y too aentro, pareciera ke una, kisiera kagal pero no puede po loko, y komo tooo esta inchao ni los peoz keren zalir po. Chucha ez komo ke te apalearan cinco pakos al ilo po lokon!.
Los otros cauros llegaron despues, yo estaba prepará pa mandar a la chucha al primer conchesumare que hiciera chiste de la guea, de regla, pero extrañamente estos gueones se mantubieron en cilencio total los culiaos, antes de irnos a la casa, y despues de haber corgao a unos cuantos gueones curaos, y en la micro, el lamparita dijo, que los cauros, nunca antes se habian detenio a medital lo dificil que una la tiene toos los meses con la sangre en la raja durante cuatro a siete dias, chucha, pa esa guea hay ke sel mujer noma po!

comentarios!!!